congreso de la Cenora

PALENCIA

Palencia es una ciudad española de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, capital de la provincia del mismo nombre.

Se encuentra situada en la llanura de Tierra de Campos, a orillas del río Carrión. Ubicada a 749 m de altitud, dista 235 km de Madrid y 47 km de Valladolid, siendo las dos capitales de provincia españolas más próximas entre sí. Es un importante centro industrial de Castilla y León.

La localización geográfica de Palencia, facilita extraordinariamente tanto el llegar hasta aquí, como hacer de la Ciudad punto de partida para excursiones a parajes de los alrededores que nos ofrecen preciosas vistas panorámicas. El Cerro del Otero, dominado por la figura del Cristo de Victorio Macho, es el lugar ideal para disfrutar de una de las mejores vistas de Palencia.

Otra de las mejores vistas la encontramos en un puente romano conocido como Puentecillas, que conduce a una de las zonas verdes y recreativas más amplias de la ciudad; las esculturas que se van instalando en plazas y jardines forman parte de los juegos de los niños y los edificios civiles más representativos, que constituyen el eje vertebrador de nuestra ciudad.

La Calle Mayor protege bajo sus soportales buena parte de la vida cotidiana de sus ciudadanos. Estos soportales que recorren la Plaza y la Calle Mayor son uno de los elementos más emblemáticos de la ciudad. Cumplen la doble función de abrigar de las inclemencias del tiempo a los ciudadanos y de concentrar una buena parte del comercio local. Sobre ellos, los miradores de las casas confieren al conjunto un aire evocador.

 

 

MAPA:

  1. Calle Mayor
  2. Casa en la Calle Colón
  3. Iglesia de San Bernardo
  4. Monasterio de Santa Clara
  5. Plaza Mayor
  6. Monasterio de San Francisco
  7. Parroquia de Nuestra Señora de la Calle
  8. Monasterio de Agustinas Recoletas
  9. Catedral de San Antolín
  10. Hospital de San Antolín y San Bernabé
  11. Puentecillas
  12. Plaza Doña Inés de Osorio
  13. San Pablo
  14. Plaza de León
  15. Calle Mayor
  16. San Lázaro
  17. Monasterio de San José y de Nuestra Señora de la Calle

 

 

GASTRONOMÍA

 

La cocina palentina es muy castiza y hogareña. El lechazo asado es el plato más típico y de las fértiles tierras que rodean a la capital se obtienen múltiples ingredientes hortícolas que completan la dieta.

La cocina palentina se basa en platos calientes, debido al frío clima dominante. Los ejemplos más claros son sus sopas de ajo, o la clásica sopa castellana, elaborada con pan de hogaza, agua, aceite, ajo y pimentón, a veces se añaden tacos de jamón serrano y huevos escalfados.

El pan es la base de la gastronomía palentina. Un ejemplo de la importancia que alcanza es el pan de Nogales, con una escuela dedicada al mismo, en la que elaboran el pan bonito, el lechuguino, los molletes, las tortas de chicharrones y otras muchas clases de panes, hechos con harina de Tierra de Campos, de gran calidad.

CARNES:

Palencia, como el resto de Castilla, puede afirmar que las carnes nutren a sus gentes. La perdiz (en escabeche), y también la codorniz, en estas tierras se consideran de excelente calidad, el lechazo es la carne por excelencia de Palencia y posee denominación de origen. En temporada de matanza pueden degustarse las morcillas de sangre de Palencia, de la misma sangre que luego se convierte en ingrediente esencial de la sopa negra. Los embutidos también son de buena calidad.

PESCADOS:

Los cangrejos que se pescan en los ríos palentinos son los crustáceos por excelencia. De los ríos también se obtienen magníficas truchas (trucha en escabeche).

POSTRES:

A la hora de tomar el postre, los hay para todos los gustos, destaca la Cazuela de San Antolín, también son muy recomendables las jaleas de frutas autóctonas (como los arándanos), o el queso (sobre todo de oveja) y otros productos de repostería más elaborados.